Los trabajadores de Telemadrid al pueblo de Madrid

Fusilamientos Telemadrid

Madrileños:

En las situaciones de emergencia, el pueblo de Madrid siempre ha sabido demostrar su valentía, su coraje y su solidaridad, revolviéndose contra la injusticia y la mentira cuando éstas han afectado a sus vecinos. Desde el 2 de mayo de 1808 (en que se levantó contra los invasores) a la guerra civil (cuando se unió al grito de ¡No pasarán!) hasta el mismo 13 de marzo de 2003 (en que propagó el ¡Pásalo! y salió a la calle para combatir las falsedades difundidas por el Gobierno) los habitantes de esta Villa han manifestado una y otra vez unión y fuerza para defender lo que es suyo y a los suyos. Por eso hoy los trabajadores de Telemadrid y de Onda Madrid os pedimos que os levantéis una vez más, acudiendo esta vez a nuestro grito de socorro.

El Ente Público Radio Televisión Madrid es una empresa pública, de todos los madrileños, que comenzó su emisión justamente un 2 de mayo de 1989, el día que Madrid conmemora los acontecimientos de 1808.

Durante muchos años fuimos el medio de comunicación de referencia de la capital, modelo para todas las radiotelevisiones públicas de nuestro país y espejo para el conjunto de los profesionales del sector audiovisual. Hicimos una buena radio y una buena televisión, muy apreciada y valorada en su día por los ciudadanos.

Pero en 2003 la programación de Telemadrid fue secuestrada por Esperanza Aguirre y sus seguidores en el Partido Popular de Madrid, y ahora, como con la Sanidad y Educación, os la quieren quitar para echar a la plantilla a la calle y apoderarse definitivamente de ella, entregando el negocio a sus amigos pero al mismo tiempo manteniendo el control de la información.

El actual Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Ignacio González, ha decidido despedir a 925 personas de 1170 (la inmensa mayoría de los cuales consiguieron su puesto de trabajo por medio de una oposición) dejando sin embargo en sus cargos a todos los directivos, jefes y enchufados a dedo que, precisamente, son los que han convertido la cadena pública en un aparato de propaganda al servicio exclusivo de un partido político. Sus responsables máximos, Manuel Soriano (Presidente), José Antonio Sánchez (Director), Ángel Martín Vizcaíno (Subdirector), Agustín de Grado (Director de Informativos) y José Antonio Ovies (Director Adjunto) seguirán al frente de esta empresa con sueldos superiores al del Presidente del Gobierno. Esta es la más injusta y salvaje maniobra de destrucción de empleo público perpetrada jamás en Madrid: si esta vez se salen con la suya, detrás podrían ir todos los empleados en otros servicios públicos esenciales para la comunidad.

Los trabajadores de Radio Televisión Madrid no sólo queremos conservar nuestros puestos de trabajo, sino que el Ente Público sea devuelto a su legítimo propietario: el pueblo madrileño. Queremos ser un servicio público audiovisual plural, democrático, bien gestionado e independiente del poder político, ya que creemos que la información local también es un derecho constitucional y un pilar básico de la democracia.

Así lo hemos defendido durante muchos años, acudiendo ante todos los organismos institucionales y llegando incluso al Parlamento Europeo, donde denunciamos la mala gestión, la manipulación informativa y la degradación a la que habían sometido a nuestro canal.

Creemos que Radio Televisión Madrid puede ser rentable social y económicamente: de hecho, actualmente es la radiotelevisión más barata de todas las autonómicas -15 euros por habitante y año- y, de las televisiones y radios autonómicas más antiguas en comunidades grandes, la de menor plantilla.

Los trabajadores hemos presentado propuestas de ahorro mayores de las que propone la Comunidad y que permitirían el mantenimiento del empleo. Pero no sólo se trata de defender el sustento de más de mil familias: se trata de evitar que utilicen, impunemente y a perpetuidad, un instrumento que la democracia ha puesto a nuestro servicio y que llevan usando durante casi una década, políticamente y económicamente, en beneficio propio y de sus empresas afines. Necesitamos el apoyo de todos y todas, trabajadores, estudiantes, parados, jubilados, partidos, sindicatos y organizaciones. Nos estamos jugando mucho, en todos los sentidos.

¡Defendamos lo nuestro! ¡Salvemos Telemadrid!