Lo publicado en “InfoLibre” y “Mongolia” revela que el ERE de Telemadrid tenía poco de “razones económicas”

Había una famosa sección de ‘La Codorniz’ con cuentos de terror: “Tiemble después de haber reído”. Y está ese dicho de que el que ríe el último ríe mejor. Todavía no damos crédito a lo que publica el ‘Reality News’ de la revista Mongolia que ha salido hoy. Ahora todo encaja como un puzle sideral.

Cuando hace ya más de un año un anónimo arrepentido envió a algunos medios las fotos de las celebraciones del autodenominado Lado Oscuro de Telemadrid no disponíamos de la información que hoy revela el mensual: Agustín de Grado (aún director de informativos) y Julio Somoano (que ahora ocupa ese mismo cargo en TVE) ¡estaban entregando, sin cortarse un pelo, unos premios a las mejores manipulaciones de la temporada!

El desprecio que destila el guión de la gala hacia la mínima veracidad informativa y para con sus propios compañeros (los que no se prestaron a las maquinaciones de la redacción paralela) y el hecho de que absolutamente todos los concurrentes sobrevivieran al ERE salvaje confirma que este fue una purga ideológica con el ahorro como excusa.

Un año después, el presupuesto de la cadena es prácticamente el mismo –un 1,6% más económico- que con 861 trabajadores menos (más del 90% de la plantilla existente antes del desembarco de Esperanza Aguirre) y las informaciones que están revelando medios como Mongolia o Infolibre apuntan a una dirección: si la empresa se descapitalizó fue por la ineptitud y la ignominia de sus directivos y para enriquecer subrepticiamente (y con dinero público) al entorno de Ignacio González y Enrique Cerezo. Todo presunto, como el jamón portugués.

Artículos relacionados:

El saqueo de Telemadrid (infolibre.es)

Telemadrid Oscar a la manipulación (PDF revistamongolia.com)