El 80 por ciento de los trabajadores de medios de comunicación despedidos en Europa entre 2008 y 2013 son españoles

Jornadas_Periodismo_01Los medios de comunicación españoles han despedido a más de 10.000 trabajadores entre 2008 y 2013, lo que supone que el 81 por ciento de los 12.353 despedidos en el sector en toda Europa. Un terrible dato aportado en la Jornada sobre periodismo, asociacionismo y sindicalismo celebrada en la Universidad de Valladolid organizada por CCOO y la Asociación de la Prensa de Valladolid y en la que el ERE de Telemadrid fue protagonista destacado.

Nuestro compañero José Antonio Alfonso, uno de los últimos despedidos de Telemadrid relató en primera persona el calvario  vivido por los trabajadores y trabajadoras de la cadena pública madrileña. Habló de sus comienzos en Onda Madrid y explicó una trayectoria profesional de 27 años en una televisión pública bajo el mandato de Gobiernos de todos los colores polìticos hasta que desembarcó en la Presidencia, Esperanza Aguirre aupada por dos tránsfugas del Partido Socialista.

“sin el resto de los compañeros de la tele, los periodistas no somos nada”

Según sus palabras Aguirre tejió una redacción paralela para quitar el trabajo a los profesionales de la casa porque lo tomó como un “cortijo privado” y buscó en todo momento la “burda alteración de la realidad por sus intereses partidistas”. Puso ejemplos de la manipulación informativa que se llevó a cabo en Telemadrid y destacó la dura resistencia de la mayoría de la plantilla ante estos hechos.

José Antonio Alfonso habló también del enorme compañerismo creado entre periodistas y el resto de los profesionales de la televisión pública madrileña para romper el mito de elitismo que acompaña la profesión periodística: “sin el resto de los compañeros de la tele, los periodistas no somos nada” argumentó.

Por último, habló del ERE salvaje que el Gobierno madrileño ha perpetrado en Telemadrid con 861 trabajadores y trabajadoras despedidos a principios de año. “Telemadrid tiene una audiencia del 0 técnico cuando teníamos un 17 o 18% de audiencia media con picos que han llegado al 35% en los mejores tiempos”. Otro dato del desastre, “la televisión pública madrileña tardó cinco días en poner en antena un informativo tras los despidos masivos. Nos echaron el viernes y el lunes se dieron cuenta de que tenían que hacer un informativo y de que no tenían gente suficiente para hacerlo”.

El periodista de Telemadrid fue muy crítico con el Gobierno madrileño que ha llevado a cabo “un despido político y ha desmontado una televisión pública que es un derecho que tienen los madrileños y madrileñas que están pagando por ella”.

Según la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Telemadrid tendrá que readmitir a los despedidos o pagarles 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades.

Tanto el Gobierno madrileño como la representación legal de los trabajadores han recurrido la sentencia, en el caso de Telemadrid porque no quiere ni readmitir ni pagar los más de 100 millones de euros que supondrían las indemnizaciones. En el caso de CCOO, UGT y CGT porque buscan la readmisión de los despedidos.

El modelo privado de Televisiones autonómicas ha fracasado

Jornadas PeriodismoPor su parte Cristina Bermejo, también trabajadora de Telemadrid despedida en el ERE y  secretaria general del sector de medios de comunicación de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, defendió el modelo de televisión pública como un derecho de la ciudadanía a la información plural y veraz.

Frente a esta concepción señaló la idea de los gobiernos conservadores de privatizar las televisiones públicas. “Sin embargo también ha fracasado el modelo privado de TV en comunidades como Murcia, Baleares o Canarias, con las empresas concesionarias inmersas en ERES de suspensión de empleo o directamente con despidos, por lo que el PP no puede convencernos de que este modelo es más viable económicamente”.

La drástica reducción de ingresos, por descenso de ventas y de publicidad, se ha traducido en despidos del personal o en una precarización de las condiciones laborales, con bajadas de salario, pérdida de derechos sociales e incremento de las jornadas laborales” ha dicho Cristina Bermejo. En su opinión las empresas no han logrado encontrar nuevas oportunidades de negocio en Internet y han sido arrastradas por la burbuja inmobiliaria ya que muchos constructores decidieron comprar cabeceras de medios de comunicación que, ahora, tras el pinchazo en el sector de la construcción ven comprometido su futuro.

Cristina Bermejo se dirigió a los estudiantes para animarles a participar en las Asociaciones de la Prensa y en los sindicatos para luchar contra las precarias condiciones laborales que establece “salarios de 800 euros por 10 horas de trabajo, seis días a la semana”. “Tenéis derecho a trabajar y no es justo que tengáis que ser becarios durante años y años prestando gratis vuestro trabajo”, concluyó.