Todos son similitudes en los despidos masivos de Telemadrid y RTVV

El PP reinventa el acceso al empleo público: ya no vale el sistema de oposiciones ahora prima la “familia”

Los trabajadores de RTVV llevaban meses luchando para evitar un ERE que afecta la mayor parte de la plantilla. Pero en una segunda tanda un escueto email, nada más impersonal, ha puesto en la calle a 842 trabajadores. Rostros y voces históricas del periodismo valenciano, trabajadores con plaza ganada en oposición, se sienten robados. Lo único que se ha tenido en cuenta para seleccionar a los que se quedan es el enchufe.

Atrás quedarán profesionales que han trabajado durante más de 20 años en la RTVV y que su único delito ha sido cumplir con su deber todos los días, mientras que altos cargos imputados en procesos judiciales mantienen sus puestos de trabajo

El reportaje de la Sexta Noticias enlaza con la situación de despedidos de Telemadrid. Todas son similitudes. Incluido el hecho de que en ambos casos los gestores del PP han fracasado, pero son ellos los que despiden y se quedan.

Mañana se cumple un mes de la llegada de más de 800 burofaxes de despido a los empleados de la cadena madrileña. Pero van a necesitar mucho más tiempo para intentar reconstruir sus vidas. Si una administración trata así a los trabajadores que dependen directamente de ella, ¿qué pueden esperar el resto de los ciudadanos?

La ministra de Empleo, Fatima Bánez, pedía “sensibilidad” y “flexibilidad” a Iberia, a la hora de aplicar la reforma laboral ¿Dónde está? ¿De nada sirve una oposición aprobada? Pues parece ser que no.

La plantillas, dicen, está sobredimensionadas, pero ¿Quién las  sobredimensionó? Es la excusa perfecta para elegir entre los trabajadores, que son afines a la ideología del PP, los de la “famiglia”, para deshacerse de aquellos que les resultan incómodos y seguir manipulando y haciendo negocios sin testigos.

Madrileños y valencianos unidos por unas televisiones públicas convertidas en cortijo. Donde encuentran trabajo, pluses y despacho (sin tener que demostrar su valía profesional) familiares, amigos y gente de absoluta confianza política. Televisiones públicas arruinadas económicamente por unos gestores incapaces y cuyas audiencias huyen a medios que ofrecen mejor programación o simplemente, información un poco menos sesgada y manipulada.

Un eje Madrid-Valencia que desafía los límites de la decencia, en el que parece que todo vale al servicio del poder, y que cada vez nos recuerda más a otro eje, el Nápoles-Palermo.

Artículos relacionados:

El negocio de Telemadrid: mejor sin testigos

Cartas de despidos sin sobres en RTVV. La Gürtel hizo estragos en Canal 9

Comienza el saqueo de Telemadrid