Al patrimonio por el matrimonio

El patrimonio de Esperanza Aguirre es incalculable: la presidenta, casada con Fernando Ramírez de Haro Valdés en régimen de gananciales, es propietaria de una finca de 500 hectáreas en la provincia de Salamanca; tiene participación en un inmueble de 350 m² en Chamartín (2,5 millones de €); en un local arrendado en una de las calles más cotizadas de Madrid; en una finca de 147 hectáreas en El Escorial (valorada en 6 millones de €); es propietaria de un palacete ubicado en la calle de Jesús del Valle, en pleno centro de Madrid, valorado en otros 6 millones de €.

Los padres de Esperanza Aguirre constituyeron, el 2 de marzo de 2000, la sociedad mercantil Valdivia Inversions, S.L., cuyo objeto social es “la adquisición, enajenación y explotación de todo tipo de fincas para edificar, reformar, arrendar, explotar y administrar”. A nombre de esa sociedad figuran dos viviendas y un garaje en Sotogrande (lujosa urbanización refugio de Correa tras salir de la cárcel). La familia de Esperanza Aguirre compró también (a través de la empresa AON Gil y Carvajal) 23 fincas en Tres Cantos por 18 €/m², vendiéndolas 30 meses después por 93 €/m², gracias a una recalificación de terrenos aprobada por el PP.

Esperanza Aguirre es fundadora y socia junto con su marido y su cuñado de la empresa Savial S.L., cuyo objeto social abarca el negocio inmobiliario: su marido es el administrador único y ella misma tiene suscritas 195 acciones. Savial explota una finca de 983 hectáreas en Ávila y cinco fincas de 1610 hectáreas en Guadalajara. A nombre de la familia de Aguirre constan más de 2 millones de metros cuadrados en las localidades de Guadalajara que más crecieron tras la construcción de una estación de AVE.

Alfredo Grimaldos explica que “en 1998, el Gobierno del PP decide situar la única estación del AVE Madrid-Barcelona, a su paso por Guadalajara, en un paraje desierto del pequeño pueblo de Yebes, con no más de 120 vecinos censados y situado a 12 km. de la capital alcarreña. La decisión de ubicar allí la estación la toma el ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado, y las obras se realizan con Francisco Álvarez Cascos como titular del Ministerio. En pleno boom especulativo y al calor de la llegada del tren de alta velocidad, la familia de Aguirre promueve una urbanización de alto standing con campo de golf y más de 9.000 viviendas (Valdeluz) en unos terrenos rústicos recalificados con el visto bueno del arquitecto municipal de Yebes, Jaime de Grandes, hermano del exportavoz parlamentario del PP Luis de Grandes y del exjefe de prensa del PP en la Asamblea de Madrid Lorenzo de Grandes”.

La familia Arias Salgado eran conocidos clientes de Ageurop Ibérica S.A., la empresa de relaciones públicas de Rafael Anson, promotor de las inmobiliarias que han urbanizado buena parte de Boadilla del Monte; Fernando Arias Salgado relevó al propio Anson en la dirección de RTVE. El mismo Rafael Arias Salgado y sus socios, a través de empresas como Ferloan S.L., Las Merinas, Promotora de Inversiones y Servicios o Monthisa ha participado de lucrativos pelotazos inmobiliarios en la Marbella de Jesús Gil o en el madrileño Campo de Las Naciones.

El periodista José María García desveló que Esperanza Aguirre ha mantenido contactos con “conocidos empresarios madrileños” para pedirles dinero en favor de la campaña del partido Foro Asturias, presidido por Francisco Álvarez-Cascos. García también tuvo balas para la gestión de Telemadrid , “donde manda Esperanza” secundada por “un tipo peligrosísimo con unas ansias de poder infinitas”, en relación a Ignacio González. En 2009 también se refirió a Telemadrid: “Es un auténtico escándalo lo que está pasando en Telemadrid. Cómo puede Aguirre decir una sola palabra al PSOE sobre TVE, si Telemadrid es la manipulación más bochornosa y vergonzante, empezando porque el director general de Telemadrid era el jefe de prensa de Aguirre, y ahora todos los voceros del PP tras la última derrota electoral están refugiados ahí” (La Vanguardia, 13/04/2011).

José Antonio Zarzalejos, exdirector de Abc, hizo también un análisis muy rotundo de Aguirre: “Es una persona, sobre todo, vanidosa. Después, intervencionista, intolerante y bastante ignorante, le faltan unas cuantas lecturas, por no decir muchas. Y finalmente es una persona miserable, con una ambición poco controlada y un entorno de colaboradores que me voy a limitar a calificar como complicado”.

Francisco Giménez-Alemán, también exdirector de Abc y luego de Telemadrid, ha escrito esta misma semana que “esta telerrealidad que se escenifica en la en otro tiempo profesionalizada y muy popularmente aceptada televisión pública madrileña tiene como primera protagonista a Esperanza Aguirre, que ha hecho todo lo humanamente posible por llevar el canal autonómico a sus índices más bajos de audiencia y de credibilidad, convirtiendo sus servicios informativos en un remedo de descarada propaganda partidista sin salvar, siquiera fuera por pudor, las más elementales normas de la ética periodística exigible a cualquier medio de comunicación de masas. Telemadrid es un fiel reflejo del perfil político de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que gobierna a impulsos indefinibles haciendo gala de una prepotencia poco frecuente y nada deseable en democracia”.

La riada de escándalos en el entorno de la presidenta no cesa: La Fundación Universitaria San Pablo-CEU, mimada por Aguirre (ver La Parabólica 204) “fue la compañera de viaje del empresario de construcción y medios de comunicación (e imputado en la trama Gürtel) José Luis Ulibarri, en el megaproyecto de televisiones locales diseñado por Esteban González Pons, a través de la empresa Mediamed Comunicación Digital SA. En la operación participó de manera lucrativa el polémico despacho del exministro José María Michavila, al que está vinculado el actual Consejero Delegado de Intereconomía, Alfredo Dagnino, y que también se ha visto involucrado en otras ramificaciones de la trama Gürtel en Boadilla del Monte y Pozuelo de Alarcón” (Diario El Aguijón, 14/5/12). Como informó El País (3/6/12), casi todo el urbanismo de esas dos localidades (las joyas de la corona de la gestión de Aguirre) está bajo sospecha, según la instrucción llevada a cabo por la Audiencia Nacional. El escándalo también salpica a los terrenos de EuroVegas y la futura Ciudad del Atlético, colindantes a Boadilla y Pozuelo y que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de declarar como suelo rústico y no urbanizable.

Enrique Cerezo, amigo íntimo del vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, consiguió para su club el estadio público de la Peineta y la nueva ciudad deportiva a cambio de la recalificación de los 30.000 m² del Vicente Calderón; Adelson, el promotor de EuroVegas, está siendo investigado por el FBI por conexiones mafiosas y blanqueo de capitales.

También Arturo Fernández Álvarez, presidente de la patronal madrileña CEIM y exmiembro del consejo de administración de Bankia (por lo que cobró 278.000 € solo en 2011) es, con dos créditos y una línea de avales, uno de los consejeros cuyas empresas han recibido financiación de la entidad durante el año pasado. En este caso, fue el Grupo Cantoblanco, del que Fernández es su máximo dirigente, el que obtuvo dos millones en créditos y avales, tal como señalaron fuentes de la propia entidad al diario 20 minutos (13/6/12). Grupo Cantoblanco es un emporio hostelero que aglutina, entre otras empresas, a tres hoteles, diez restaurantes, dos estaciones de servicios, una organizadora de eventos y catering y dos centros polideportivos en Madrid. Y según la Cadena Ser (13/6/12) “el año pasado fue la esposa de Ignacio González, Lourdes Cavero, la que encontró un acomodo fácil en la patronal madrileña, en la CEIM, como adjunta al presidente, Arturo Fernández. Ahora es su hermano, Pablo González, el que accede a un puesto de especial relevancia en una sociedad estatal, Mercasa, donde trabaja como director de Estructuras Comerciales desde hace dos meses. Su última parada profesional fue Bankia, donde ejerció de director de Inversiones en Energía, Tecnología e Infraestructuras. El vicepresidente de la Comunidad adjudicó en diciembre del 2006 la explotación de un campo de golf en Chamberí, sobre los antiguos depósitos del Canal de Isabel II, a un consorcio integrado por tres sociedades. Una de ellas, Tecnoconcret, está participada al 30% por Pablo González y otro tanto por el cuñado de González, José Juan Caballero, a través de la firma Proyectos Ecosistemas. Hermano y cuñado controlaban así una de las sociedades beneficiadas por Ignacio González”.

Y esta misma semana hemos sabido también que la trama Gürtel endosaba a la Comunidad de Madrid los gastos del restaurante familiar de Alberto López Viejo, entonces viceconsejero de Presidencia de Esperanza Aguirre. La policía encontró documentación de tres actos en los que se “refleja el coste repercutido”. Uno de ellos fue la entrega de diplomas “Rumbo al sur”, un programa de Telemadrid que lleva al menos cuatro ediciones y que, según nuestra página web, “muestra a los jóvenes madrileños la realidad social de países donde la Comunidad de Madrid desarrolla proyectos de cooperación”.

(UGT La Parabólica 208)

Enlaces de interes:

La Parabólica 204: Telemadrid y el Nacional Catolicismo

Artículo Francisco Giménez-Alemán:Telerrealidad

Información Cadena Ser: Ignacio González y familia

Bankia financión a empresas vinculadas a un consejero

Aguirre: “soy pobre de pedir”