TELEMADRID Y LA TELEBASURA INFORMATIVA

(Advertencia: el video que acompaña esta información puede resultar ofensivo y puede herir la sensibilidad del espectador)


Según la Wikipedia, la Telebasura (ver enlace) es un término coloquial que suele utilizarse para referirse a los programas o a la programación televisiva caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo con la finalidad de ganar audiencia. Estos programas incumplen los códigos éticos del periodismo y difunden o fomentan valores considerados moralmente negativos (sobre todo en la medida que podría influir en la infancia).

 

 

 



Algunos de los argumentos que se suelen utilizar para denunciar un programa como telebasura son la existencia en ellos de:

* Manipulación informativa, o confusión de información y opinión.

* Nulo respeto al derecho de intimidad y al honor.

* Conversión del dolor y la miseria humanas en espectáculo.

* Atracción por el sexo, el escándalo y la violencia.

* Utilización morbosa del cuerpo humano desnudo, en especial del femenino.

* Trivialización de la prostitución y el consumo de drogas.

* La aberración como modelo a imitar.

* Desprecio de cualquier figura de autoridad.

* Apuesta por la pelea en vez del diálogo.

* Lenguaje soez y ofensivo.

* Difusión de ciertas subculturas.

* Uso excesivo de la prensa rosa y criticar, a veces casi sin motivos, a los protagonistas de esas historia.

La máxima de la telebasura es obtener el máximo beneficio con el mínimo gasto a toda costa.

Muchos de los argumentos enumerados se han dado cita en la presentación que hizo José Antonio Ovies , director adjunto de Informativos de Telemadrid, en el programa Siete Días del pasado sábado 16 de Mayo, antes de dar paso a un reportaje sobre la píldora postcoital.

Si la telebasura es más que cuestionable en cualquier televisión, es imperdonable en una televisión pública y máxime si esta se emite en horario infantil, como fue el caso que nos ocupa.

La consecuencia de este tipo de pseudoreportajes es el descrédito de un medio de comunicación público, en este caso Telemadrid, que propicia su desmantelamiento, justificando ante la opinión pública su venta por dos duros (privatización) a algún amiguete afín ideológicamente.

Para saber más sobre la privatización de los servicios públicos: http://salvemostelemadrid.es/preguntas-frecuentes.html