Telemadrid sigue haciendo amigos (ahora con el “adoctrinamiento” de las series)

seriesDe Altamira a internet el hombre ha utilizado imágenes, símbolos, escritura, teatro, teléfono, radio, cine, televisión y el espacio sideral para mostrar ideas, sentimientos, abusos, locuras, bondad e ideología,… El hombre ha hecho eso y más. Pero esto lo sabe cualquiera a nada que “escarbe” un poco en ello; pues el raciocinio es aquello que nos diferencia de los animales.

Por ser más concreto en el caso que nos ocupa, en televisión, en España, desde Rin-tin-tín y el cabo Rusty hasta Mi gitana, con Pantoja y Muñoz, el hombre ha tratado de ganar dinero y/o todo eso que hemos mencionado. Es lo normal.

Y ahora en ZOOM viene la dirección de SSII y la presentadora a hablar de ello, en nuestra opinión para defenderse. ¿De qué? De haber metido la pata, nunca mejor dicho, por aquello de la falta de raciocinio, en el reportaje ZOOM emitido el pasado 30 de abril; con Stalin, Hitler, Zoom y Cristina Ortega todo junto. ¿Se nos olvida algo?… no, nada más.

Dos veces en la misma piedra, ¡hay que ser acémila! La dirección de informativos de Telemadrid haciendo amigos, como siempre. Así les va; cada vez les ven menos. Si ayer era el no respeto democrático a ciudadanos catalanes y a cualquier bien pensado, hoy es el presidente de Productoras Asociadas de Televisión de España (PATE), José Manuel Lorenzo quien ha mostrado el enfado del sector por el reportaje emitido por Telemadrid en su espacio informativo ‘Zoom’, en el que denuncia el “adoctrinamiento de las series en España”.

Afirmar tal cosa es tan obvio como profundizar en su análisis: adoctrinar: instruir a alguien en el conocimiento o enseñanzas de una doctrina, inculcarle determinadas ideas o creencias; doctrina: f. Enseñanza que se da para instrucción de alguien. 2. Ciencia o sabiduría. 3. Conjunto de ideas u opiniones religiosas, filosóficas, políticas, etc., sustentadas por una persona o grupo.

Visto lo cual, ¡la vida misma!; es lo suyo que las series enseñen, del presente, del pasado y del futuro; faltaría más,… Por tanto, lo que ellos hacen y dicen: juzgar al resto porque uno se siente juzgado por otros es propio de una mente calenturienta y falta de juicio asombrosa.

Y si encima hay ciudadanos, instituciones, organizaciones empresariales y gobiernos que se sienten indignados y molestos, lo menos que se puede hacer es pedir disculpas; aunque uno se mantenga en sus trece o catorce. Eso, aquí y en la china, se llama tolerancia democrática. Y el director general de RTVM debería comprenderlo. Pero va a ser que no.

Pensar lo que ellos piensan cuando un profesor habla de recortes con unos padres, como ha hecho ZOOM, es ocultar de nuevo la única intención de quien se cree designado a “salvar la patria”, su bolsillo añadimos nosotros, cuando, a fin de cuentas, no es más que un integrista de la información, o un pobre de espíritu que diría Jesús.

 

 
Sección Sindical de CCOO en Radio Televisión Madrid
 
Artículo relacionado: Telemadrid asegura que las series españolas ‘adoctrinan’