Programas que sólo ofrece una televisión pública y que nunca volverás a ver si cierran Telemadrid

Tanto Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, como Esperanza Aguirre,  presidenta del Partido Popular de Madrid, han anunciado que cerrarán Telemadrid si la sentencia del Tribunal Supremo sobre el ERE de la mayor parte de la plantilla resulta favorable a los trabajadores. Salvemostelemadrid ya ha explicado que son motivos políticos y no económicos los que respaldarían esa decisión de acabar con la televisión de los madrileños. El dinero público acabaría traspasándose a negocios privados. El panorama audiovisual regional se reduciría a la actual TDT que no destaca precisamente por su calidad ni por su independencia ideológica. Telemadrid, como servicio público, cumple una serie de funciones que nunca llevarían a cabo esas otras televisiones.

1-.Ninguna empresa privada de televisión dará información local de lo que pasa en Madrid. No les resulta rentable económicamente desplazarse a los barrios de Usera o Carabanchel o a pueblos como Villalba o Aranjuez para contar su día a día. Dudamos también que les resultara atractivo dar información del parlamento regional o de lo que se cuece en los consistorios de la región.

2-. Ninguna empresa privada cubrirá por iguales razones la problemática o la cultura de las cada vez más numerosas minorías que conviven en Madrid. Esa es quizás la mejor forma de integración, el conocimiento mutuo. Pero todo esto sí es rentable si queremos que la sociedad funcione.

3-.Ninguna empresa privada se comprometerá a documentar, conservar y facilitar cualquier imagen de la historia reciente de la Comunidad. Ese es un grandísimo servicio que ya ha emprendido Telemadrid y que se puede dilapidar. No sólo estamos donde hay audiencia, también registramos y catalogamos las cosas importantes de nuestra comunidad.

4-.Ninguna empresa privada hará sentir al espectador la sensación de imparcialidad que debería ofrecer una empresa de comunicación de titularidad pública. Comunicar por comunicar, informar a cambio de nada, de ningún interés particular o de grupo económico. Si el espectador entiende que la televisión pública está sistemáticamente al servicio del poder, ¿no sería mas sencillo que la dirección general y el consejo fueran elegidos arbitrando un sistema que diera garantías? Hay muchas posibilidades desde mayorías importantes en el hemiciclo regional que obliguen al consenso hasta órganos gestores independientes elegidos por profesionales y ciudadanos.

Han sido muchos los programas de Telemadrid donde se han podido apreciar las funciones que una televisión pública local debe realizar, más allá de las noticias del corazón o la falsa telerealidad . Entre ellos podemos citar los siguientes:

A Saber (1991), programa de educación básica a distancia.

Tele Empleo (1994), programa de búsqueda y dinamismo empresarial.

En Acción (1998), programa que atendía el deporte local, de base y sus deportistas.

Retransmisiones deportivas locales y minoritarios, no solo de fútbol vive el hombre.

Madrid Directo (1993), magazine participativo y social cuando estaba alerta de lo que pasaba en la comunidad y que fue un gran éxito.

Signo a Saber, programa dedicado a informar a los sordos.

En Practicas (2009), programa que promocionaba los estudiantes de comunicación y audiovisuales y del que podrían haber salido grandes formatos televisivos.

Especiales de grandes acontecimientos como la  guerra Irak (1991), alejados de la información local en principio, pero que relacionaban lo ocurrido con nuestra región y que fueron reconocidos con numerosos premios por su dinamismo y  profesionalidad.

El Básico y Nos queda la Música, programación que apostaba la cultura de la música y sus protagonistas.

Noches Blancas, que aunque resultó polémico por su producción externa y su presentador, sí denotaba el interés que una televisión pública debe mostrar por el mundo literario.

Música Clásica de la CAM, en los que todos los años se retransmitían conciertos de orquestas locales, y de la música de autoría local.

Cursos del Escorial. (1997), veranos llenos de sabiduría y conocimiento en colaboración con la Universidad Complutense.

Especiales sobre el  SIDA o el Racismo, cuando nadie veía mediático ni rentable los problemas graves de convivencia o salud en nuestra sociedad, Telemadrid se esforzaba en documentar e informar a los contribuyentes de estas problemáticas.

Sucedió en Madrid (1993), donde al contrario que en las televisiones privadas, Telemadrid no tenía necesidad de cruzar la línea que delimita el servicio al ciudadano y el morbo. Este programa se mantuvo muchísimos años en antena por ese motivo.

La cuestión. (1994), la ciencia de la mano de Eduard Punset ya fue muy importante en Telemadrid por entonces.

La zona D (2002), documentales de gran calidad y sin publicidad en horarios de máxima audiencia.

En comunidad y Madrid Desde el Aire, dedicados a conocer todos y cada uno de los pueblos de la región como no hubiera hecho una televisión privada.

TN sin Fronteras, otro ejemplo más de la atención que se puede ofrecer a las minorías.

Cine en ByN,  otro caso de servicio necesario, aunque fuera ejecutado con dinero público por una productora privada, fórmula que siempre ha sido criticada por los trabajadores de Telemadrid.

Los 5 sentidos de la cultura (2001), donde esa palabra se pronunciaba con mayúsculas y pasaron grandes intelectuales españoles.

Me lo Dices o me lo Cuentas, gran éxito presentado por Lorena Berdún, que representó una novedad absoluta en cuando a su temática.

CiberClub (1997), espacio que recordarán muchos madrileños que ahora son adultos y con el que se formaron y entretuvieron cuando eran niños.

Esta lista forma parte de la vida de muchos madrileños. Eran programas que captaban su idiosincrasia. Tan necesarios como cualquier otro servicio público, educar, ayudar a conocerse mutuamente y entretener.  Sin renunciar a unas audiencias que de forma general en la cadena estuvieron por encima del 20 %.

Por supuesto que hubo muchos programas más y muchos con gran éxito de los que sentirse orgullosos. Son aquellos que sobre todo entretienen, que consiguen buenas audiencias, pero  siempre respetando unas normas mínimas de calidad y profesionalidad que no sabemos si las privadas estarán dispuestas a cumplir en todo momento. La lista es larga:  La noche se mueve, Ole tus vídeos, Madrileños por el mundo, El Megahit, De Cibeles a Neptuno, Inocente inocente, Bam ba lam o El friqui forman parte de ella.

Telemadrid participaba del tejido empresarial, creaba formatos, marcaba tendencias, generaba trabajo en el sector y formaba profesionales en el mundo audiovisual. Algunos grandes técnicos cuyos nombres no son conocidos, otros más famosos por estar al otro lado de la pantalla: Hilario Pino, Gran Wyoming, Ana Blanco, Isabel Prinz, Roberto Brasero, Vicente Vallés, Marta Fernández, Carlos Lozano, Fernando Olmeda, Carmelo Encinas, Javier Reyero, Inmaculada Galván, Terelu Campos, Lorena Berdún, Manolo Lama,  Teresa Aranguren, Patricia Pérez y muchos más.

El anuncio de  Ignacio González de que cerrará Telemadrid si pierde el juicio,  será una decisión errónea y así quedará reflejado una historia de Madrid que perdería buena parte de sus referentes como comunidad de ciudadanos.

Relacionado: Wikipedia. Anexo:Producciones de Telemadrid