La manipulación en Telemadrid fue una pata más de la corrupción

acto-attac

Este martes se celebró en Madrid un debate en el Club de Amigos de la UNESCO organizado por ATTAC Madrid Sobre la privatización de servicios públicos y la corrupción en el que participaron el coordinador de ATTAC Madrid, Ángel del Castillo, el director de infoLibre, Manuel Rico, el representante de la Asociación de Afectados por la Gestión de la Televisión Pública Madrileña (AGTPM) Ángel García y la abogada Liliana Pineda, miembro de la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II. Con un protagonista destacado: Ignacio González y el caso “Lezo”. Esta fue la intervención del portavoz de los trabajadores de Telemadrid afectados por la “gestión” (AGTPM) del expresidente madrileño:

Hace ahora un año, el presunto corrupto hoy encarcelado en Soto del Real, Ignacio González, culpaba a los trabajadores de Telemadrid de promover, y cito textualmente, “su escarnio público”. Decía el presunto corrupto González, que los despedidos en el injusto e ilegal ERE promovido y ejecutado por él teníamos un “interés espúreo” en el caso de su ático de la Costa del Sol.

Pero no señor González, a los trabajadores de Telemadrid y Onda Madrid víctimas de su ERE no nos mueve la venganza, sino la demanda de justicia. Desde el primer día, y ya ha llovido desde entonces, buscamos esclarecer la verdad sobre el saqueo de fondos públicos del que fuimos testigos en la Radio Televisión pública madrileña y que desde el primer día denunciamos.

Hay que remontarse a 2003, con ese golpe de estado nunca aclarado del Tamayazo que propició la llegada de Esperanza Aguirre y su delfín Ignacio González al gobierno de la Comunidad de Madrid, para fijar el origen de la catarata de corrupción que hemos vivido los madrileños con las púnicas, gürteles y áticos varios.

Hace poco conocíamos según las grabaciones del presunto corrupto González que ahora se han hecho públicas, la importancia que tenía para sus negocios el control de la información y de los medios de comunicación. Como Telemadrid por ejemplo, convertida en un auténtico altavoz mediático al servicio de esperanza Aguirre primero y del presunto corrupto González después.

Y así los trabajadores de Telemadrid nos empeñamos en denunciar la brutal manipulación informativa que padecíamos en nuestra cadena. Baste recordar el nacimiento del Consejo provisional de redacción en 2004, de la plataforma SalvemosTelemadrid en 2006 o la denuncia del Comité de Empresa de radio Televisión Madrid en el Parlamento Europeo en 2007.

Y vimos como la manipulación era sólo una pata más de la corrupción. Vimos como Telemadrid se convertía en una máquina de trasferir dinero público a manos privadas. Y entre los beneficiados por ese saqueo que se hacía del dinero de todos en telemadrid encontramos un protagonista destacado. Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y buen amigo del señor González.

Haciendo auténtico periodismo de investigación, los trabajadores de Telemadrid fuimos atando cabos. Vimos como a través de sus múltiples empresas el señor Cerezo se hacía con la gestión externalizada de la publicidad de Radio Televisión Madrid. Vimos como nuestra cadena pagaba millones de euros por la compra de los paquetes de películas del señor Cerezo y el pago de los derechos de emisión.

Pudimos ver como el presunto corrupto González se hacía cargo en el Gobierno de la Comunidad de la gestión y adjudicación de las cadenas de la TDT en Madrid y como el señor Cerezo se hacía con una licencia en cada una de las demarcaciones de TDT de la Comunidad de Madrid consiguiendo, de facto, una cadena de televisión privada autonómica desde la base de licencias locales, para hacer la competencia directa a Telemadrid de la que, recordamos, una empresa vinculada a Enrique Cerezo participaba en un 30% en la compañía que gestionaba toda la publicidad de Telemadrid y Onda Madrid, en lo que es un claro conflicto de intereses ya que Cerezo también debía conseguir anunciantes para su red de televisiones locales. Los boletines oficiales tanto del concurso como de la adjudicación están firmados por Ignacio González.

Y sobre todo vimos como Telemadrid se entrampaba en un ruinoso y oscuro negocio con la compra de los derechos del fútbol del Atlético de Madrid del señor Enrique Cerezo. Millones y millones de euros a costa del dinero público de Telemadrid que a la postre se convirtieron en la excusa perfecta para hacer un ERE “por razones económicas” en Telemadrid. Sin duda los trabajadores pagamos caro la amistad de Enrique Cerezo con González.

Todo esto lo vimos, lo investigamos y lo denunciamos. Antes de que el presunto corrupto González pusiera en marcha el ERE. Y ya despedidos, los trabajadores de Telemadrid decidimos no rendirnos y seguir luchando por sacar todo esto a la luz pública. Así nació la Asociación de Afectados por la Gestión de la Televisión Pública Madrileña.

Fueron muchas horas de trabajo oscuro, de búsqueda de documentos en internet, para poder construir un relato sólido. Ha sido muy laborioso ya que la opacidad en Telemadrid sobre ciertas contrataciones y adjudicaciones era total. Por ejemplo, sobre los millonarios y ruinosos derechos de futbol, nada se sabía ni existía documento público alguno hasta que Infolibre empezó a publicar toda una serie de artículos destapando el caso.

Desde la asociación, aportamos un relato basado en hechos y pruebas documentales que los compañeros de relato al que los compañeros de ATTAC, y muy especialmente la abogada Liliana Pineda, nos ayudaron a construir jurídicamente como un relato cargado de indicios razonables para presentar ante el fiscal de Málaga en julio de 2013. Era un extenso informe sobre las actividades de González y Cerezo en Telemadrid, el Canal de Isabel II, el testaferro Rudy Valner y el ático de Estepona.

Y dado el contenido de este “contraatacando” quiero detallar un momento la posible relación de la operación Lezo con el caso ático. Parece evidente ya que Ignacio González es protagonista central de ambos casos, también las grabaciones parecen implicar a Enrique Cerezo pero nuestro empeño por sacar a la luz toda la presunta corrupción que generaba éste personaje nos llevó a presentar en la fiscalía de Málaga la adjudicación de la inauguración de los teatros del Canal YII, realizada sin concurso público tal y como denunció en su momento la oposición en la Asamblea de Madrid.

Fueron 1.229.240 euros más un 16% de IVA para la empresa Boomerang de Enrique Cerezo con un sobrecoste estimado del 20%. Según informó en su día el diario El País los beneficios obtenidos por Boomerang TV por organizar el acto superaron en al menos 16 apartados el 30% muy superiores a los que manejan las empresas del sector.

Ya en marzo de 2014, los despedidos de Telemadrid junto a ATTAC, interpusimos una querella criminal en el Tribunal Supremo contra el presunto corrupto Ignacio González por el expolio de nuestra cadena. Pero chocamos con la piedra de la Fiscalía (¿qué raro verdad?) en la persona del fiscal Fungairiño. El mismo que no veía delito en el caso del Yak. Y con Telemadrid tampoco lo vio.

Finalmente, en marzo de 2015, la Asociación de despedidos de Telemadrid (AGTPM) se personó como acusación popular (esa figura jurídica que no lo gusta al ministro Catalá) en el juzgado de Estepona que investiga el ático. Una personación fundamental porque sólo tres meses después el Sindicato Unificado de la Policía, que había iniciado las denuncias de este caso, se retiraba del caso. La Asociación se mantuvo firme, continuó personada, y aceptamos el ofrecimiento del abogado del SUP Javier Carnerero como representante legal en Estepona trabajando coordinadamente con Liliana que sigue siendo nuestro representante legal.

No sabemos qué hubiese ocurrido si nos hubiéramos retirado del caso en vez de seguir adelante, lo que sí sabemos es que poco después tuvieron que declarar en sede judicial dos mandos policiales que han detallado presiones e injerencias del ministerio de interior y del jefe de la policía nacional para impedir que se investigara el caso ático.

Y aquí seguimos. Peleando por que se haga Justicia y se esclarezca la verdad. A pesar de las dilaciones con las comisiones rogatorias, las mil y una trabas, pegas y zancadillas que según los medios de comunicación llegan desde el ministerio de justicia y la fiscalía anticorrupción de ese señor Moix del que González en sus grabaciones intervenidas decía que era cojonudo. Ahí estamos, un grupo de trabajadores, ciudadanos al fin y al cabo, a los que el capo de una presunta organización criminal nos arrebató nuestro modo de vida, metido en medio de una tremenda red de corrupción que implica ya a las más altas instancias de nuestro país. 

Artículo relacionado en: informacionsensible.com