La lucha de los #925Resisten de Telemadrid y el porqué han sido despedidos

Los medios de comunicación plurales abiertos y participativos son imprescindibles para lograr una sociedad democrática. Las decisiones que en materia política o económica, o incluso de estilo de vida, tome cada uno dependen de la educación, el entorno y los mensajes informativos que le alcancen.

Con la llegada de Internet y las redes sociales eso parece factible, pero muchos sectores de la población se quedan al margen de esa democratización de los contenidos informativos. Desde salvemostelemadrid.es se defiende por tanto que ese carácter plural, independiente y abierto llegue a las televisiones.

Es fácil que cada uno con las ideas que tiene cree un blog en internet o una red social. Pero cuando se trata de medios de comunicación de masas la cosa se complica porque se necesita un capital del que no todo el mundo dispone. Los medios privados, televisiones, radios o periódicos, van a depender siempre de una determinada línea editorial marcada por sus propietarios o accionistas. Incluso por los fondos de inversión que ahora se están haciendo con el control de algunos de los más importantes. Es decir, van a defender sus intereses en todos los mensajes emitidos o sólo en parte de ellos.

Nadie discute que una radio comunitaria tiene sentido, que sus miembros tienen que participar por igual en los contenidos y dirección, que debe ser abierta y plural. Eso a gran escala se llama televisión pública. En la radio comunitaria la asamblea o el mecanismo de gestión que sea puede reclamar ese funcionamiento democrático. En la radio televisión pública está en la manos de los votantes castigar el mal uso de las ondas. También la sociedad articulada en asociaciones y redes sociales tiene el derecho a exigir cuanto menos.

Salvemostelemadrid en marcha

La lucha de los trabajadores de Telemadrid se ha conocido sobre todo a partir de que se anunciara un ERE que iba a afectar a casi toda su plantilla. Pero la pelea por evitar el despilfarro del dinero público y la manipulación informativa viene de mucho antes. En el archivo de salvemostelemadrid.es se recoge el primer boletín del Consejo Provisional de Redacción que data de Octubre de 2005 (http://www.salvemostelemadrid.es/informe-manipulacion-2005/).

La mayoría de los redactores dejaron de firmar, algunos dimitieron, otros fueron sustituidos de sus cargos, casi todos quedaron relegados. Desde la llegada al poder en Madrid de Esperanza Aguirre se ha ido construyendo una redacción paralela llena de familiares, jefes de prensa o afines a la tendencia dominante del PP madrileño.

Pero esa lucha no era cosa sólo de los periodistas. Otros compañeros han realizado acciones tras las cámaras que tienen casi la misma antigüedad

Y han colaborado en la denuncia de censuras y manipulaciones. En muchas ocasiones fueron conocidas por los medios de comunicación gracias a la web de salvemostelemadrid.es porque habían pasado desapercibidas para ellos. A modo de ejemplo las imagenes de las fotos de Grecia para acusar al 15M de violento llegaron al gran público gracias al vídeo que difundieron los trabajadores

Hubo incluso quien puso en peligro su puesto de trabajo al filtrar imagenes no emitidas por la cadena.

La web, con más de 1.700 artículos, se reveló como una herramienta útil para romper el silencio de los grandes medios porque cuando las noticias saltan a las redes les resultaba difícil mirar hacia otro lado. Pero cuando entraban en el asunto lo hacían en parte para aprovechar y tratar de desacreditar la televisión pública con el fin de hacerse con la mayor parte del pastel publicitario posible.

Esa actitud beligerante contra las malas prácticas informativas en el Ente Público Radiotelevisión Madrid es una de las explicaciones de un ERE salvaje que deja en la calle a más de 800 profesionales y mantiene intacta la cúpula de miembros del Consejo de Administración, directivos, mandos intermedios y elegidos a dedo sin oposición de la redacción. Y además con sueldos millonarios. Baste decir que hay 22 cargos cuyos ingresos superan al del Pte. de Gobierno. Todo eso se ha denunciado en un corto animado que ya han visto más de 150.000 personas en YouTube y que se ha divulgado también en otras plataformas

En ese vídeo se recoge que además de manipulación se ha producido despilfarro del dinero público trasvasado a colaboradores y productoras afines al PP. Además de la denuncia pública, un grupo de personas está trabajando en una demanda judicial por malversación.

Desde que los trabajadores supieron que sus puestos de trabajo iban a desaparecer y que la dirección de la empresa, por orden de la Comunidad de Madrid, prefería destinar el presupuesto asignado a pagar a productoras externas, las acciones se han multiplicado.

Estaba claro que Ignacio González no quería ahorrar, sólo quería que desaparecieran los testigos, y por eso rechazó la dirección la bajada de salarios y otras medidas que los sindicatos propusieron durante las negociaciones. La protesta más contundente ha sido los más de veinte días de paros y huelgas que han llevado la pantalla a negro. Por lo menos en Telemadrid no se iba a mentir. Además se han sucedido manifestaciones, marchas ciclistas y una motera, ascensión a Peñalara, Belenes Vivientes, representación de canciones reivindicativas y reportajes sobre otr@s trabajador@s de lo público en peligro.

Pero también, ha habido defensa de otros colectivos. Ya desde el inicio de Salvemostelemadrid había denunciado el tratamiento denigratorio de la cadena hacia ciertos sectores de la sociedad: Los partidos de la oposición, los sindicatos, las asociaciones de vecinos, los homosexuales, las feministas, el 15M, los profesionales públicos, etc. Pero se quiso ir más allá con la realización de vídeos que dieran visibilidad a sus luchas, como el de los trabajadores de UPS Vallecas.

Eso es lo que saben hacer en Salvemostelemadrid y eso es lo que han hecho. Todo esto parece un frío relato de lo sucedido hasta la fecha, pero no lo es. En el fondo de este texto late el mismo corazón que se ve reflejado en el reportaje de como parte de los 925resisten de Telemadrid se agruparon en una asamblea permanente y pasaron en la tele su última noche. La dirección había intentado vulnerar el derecho a huelga con la emisión de un informativo y se sabía que de forma inminente iban a ser repartidos más 800 burofaxes con los despidos. Unos y otros se juntaron en un abrazo al mediodía siguiente

Los trabajadores legítimos de Telemadrid están ya en la calle. Queda la vía judicial. Pero también queda el impulso generado para seguir peleando y lograr que los medios de comunicación formen parte de la construcción de una sociedad democrática.