Justicia para RTVV. Justicia para Telemadrid

Madrid y Valencia están unidas, desde hace ya demasiados años, por un eje construido sobre las mayorías absolutas del Partido Popular que, bendecido por el voto de la mayoría de los ciudadanos que sí participan en las elecciones, ha terminado hundiendo a estas dos regiones no hace mucho prósperas, en un marasmo de paro, corruptelas y liquidación de los servicios públicos. Incluyendo sus propias televisiones autonómicas: Canal 9 y Telemadrid que han pagado la “gestión” de los responsables “populares” con sendos Expedientes de Regulación de Empleo y más de 2000 trabajadores despedidos.

Este lunes los compañeros valencianos han pasado por lo mismo que pasamos en Telemadrid hace ahora nueve meses. El juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Valencia de los recursos presentados por UGT, CCOO, CGT y la Intersindical contra el ERE.

Los compañeros valencianos han escuchado en la sala los razonados, razonables y contundentes argumentos de los abogados de las centrales sindicales contra el injusto despido de un millar de trabajadores. Tan razonados, razonables y contundentes como los expuestos por los abogados de los sindicatos de Telemadrid el pasado mes de marzo en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Plantillas infladas por el dedo del enchufe, desorbitadas nóminas de directivos, jugosos negocios con empresas privadas “amigas” a costa del presupuesto público y una brutal manipulación informativa que ha despeñado la audiencia y los ingresos publicitarios por el sumidero. En Valencia y en Madrid.

Unos “gestores” que después de llevar a Canal 9 – y a Telemadrid- al precipicio, son los mismos que encargan a consultoras privadas unos EREs justificados por “razones económicas” y que sólo encierran el deseo – apuntado en Madrid y culminado en Valencia – de entregar a precio de saldo los restos del naufragio de la televisión pública a productoras privadas de confianza (o en el caso de Canal 9 de la propia “familia” con el sobrino de Cospedal a la cabeza).

Los trabajadores de Canal 9 y sus abogados confían en que el Tribunal haga Justicia con mayúsculas y anule esta auténtica barbaridad. Un deseo compartido y anhelado por los 861 despedidos de Telemadrid que, después de conseguir una sentencia de ERE “no ajustado a derecho” en el TSJM seguimos confiando en que el Tribunal Supremo de un paso más allá y dicte también la nulidad.

Sería la oportunidad de reparar judicialmente dos injusticias laborales y sociales y abrir la puerta a la posibilidad de reconstruir, en Madrid y en Valencia, una radio y televisión pública plural, democrática y al servicio exclusivo de los ciudadanos.

¡Molta sort y endavant companys!

Videoteca (18/07/2012)