Dragó ¡Fuera de Telemadrid!

La exaltación de la pederastia que figura en el libro “Dios los cría…” escrito por Dragó junto a Boadella es motivo más que suficiente para que una persona de esa calaña no cobre dinero público ni siga trabajando en nuestra empresa. La respuesta de la directora general de Telemadrid a la solicitud de las secciones sindicales de rescisión de contrato, argumentando que no era competencia del Consejo de Administración y la posterior declaración de Aguirre apoyando a Dragó nos produce asco.

Un señor que en un libro se jacta de haber mantenido relaciones sexuales con menores y que publica frases semejantes a estas: “A mi me gustan las de quince (…) para mí no hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos, el chochito rosáceo…”, no debe de permanecer ni un segundo más cobrando dinero público.

No sabemos si la directora general tiene hijas, pero al no echarle de esta casa está defendiendo actitudes personales que son una ofensa para todas las mujeres, y se convierte en consentidora de opiniones y comportamientos pederastas.De la señora Aguirre poco esperamos, pero usted Señora Linares si quiere mantener la dignidad y la credibilidad debe cesar a este señor inmediatamente. Además cada minuto que demora su decisión ante esta situación tan repugnante, aumenta el desprestigio de nuestra cadena.

La famiglia defiende a los suyos

Ya lo vimos con Terstch y su permanencia como colaborador del Diario de la Noche después de su rocambolesco montaje como agredido por defender la libertad, cuando en realidad estaba viviendo la noche madrileña. Lo vimos con Soriano, con la Valenzuela, y ahora lo estamos viendo con Dragó. La famiglia, encabezada por Esperanza Aguirre, defiende hasta el final a los suyos, y en este caso no iba ser menos, aunque sea un tema tan deleznable como la pederastia. Esta famiglia cree que con pedir unas pequeñas disculpas y unos “me desdigo” se soluciona el problema. El resultado; seguir cobrando los 24.000€ al mes que le paga nuestra empresa pública en la que por otra parte no cree. Hay que ser cínicos e hipócritas.

(CGT La Hoja del Viernes 22/10/10)

 

Et tout le reste est littérature

Entre sus muchas confusiones mentales, el señor Sánchez Dragó y su estricta gobernanta Esperanza han sumado ahora la de no conocer la diferencia entre ‘facts’ y ‘fiction’, entre realidad y literatura, como en su día olvidaron la que hay entre información y opinión. Que sepamos, ese libro o lo que sea se vende en las estanterías de no ficción. Miedo y asco es lo que dan.

El comité de empresa de Telemadrid no ha pedido que quemen a Dragó, ni siquiera que le metan en la cárcel. Simplemente no queremos trabajar al lado de un sujeto que presume de acostarse con niñas de la edad de nuestras hijas, ni queremos que este pobre hombre siga teniendo como altavoz y fuente principal de financiación a una televisión pública, que se paga con los impuestos de todos.

Hay muchas cadenas cavernarias que le pueden acoger. Pero nosotros no queremos cruzarnos por los pasillos con alguien que ya en 1984, en un libro de entrevistas con Joaquín Arnáiz, confesaba lo siguiente:

portada libro

“Soy un obseso… si no jodo todos los días me tengo que masturbar y si no, me encuentro mal, veo mujeres desnudas por la calle, me obsesiono…yo me enamoro siempre de las nietas de Wendy…esto lo corroboran las chicas jóvenes con las que tengo relaciones sexuales que son, como sabes, muchas… me gustaría hacer el amor con chicas muy jovencitas, de 11, 12, 13, 14 años, me gustaría hacer el amor con una monja…he hecho atrocidades… las personas más jóvenes con las que he hecho el amor fueron en Tokio, en el año 67, 68… dos japonesitas que debían tener 13 años como mucho…las muy putas, porque no hay otra palabra para decirlo…me empezaron a hacer toda clase de diabluras…una desaparecía y la otra me hacía toda clase de perrerías…en aquel momento les habría firmado cheques en blanco o lo que me hubieran pedido”.

Y si las comparaciones son odiosas, las que se han podido leer y oír estos días alcanzan la categoría de broma cósmica. No se puede equiparar al autor de “Gárgoris y Habidis”, palimpsesto de lecturas mal digeridas y plagio de los Heterodoxos de Menéndez Pelayo, con Nabokov o con Miller (que aún escribiendo novela cosecharon grandes escándalos públicos). Ni con el tío de la lideresa Gil de Biedma, señorito rico que se fue a Filipinas para acostarse con niños pobres, acción repugnante que no tiene la menor relación con la calidad de su poesía, ni con Machado, que sufrió lo indecible por enamorarse de Leonor, o con Polanski, que jamás se jactó de abusar de una menor.

Con quien es comparable Dragó es con Neira y sus exabruptos machistas, con Enrique García Serrano (“esa tipa es una zorra repugnante, una guarra y una puerca, que anima a los niños a meneársela y a practicar sexo oral, que está fabricando degenerados”), con el alcalde de Valladolid (“cada vez que veo los morritos de Pajín pienso lo mismo”), con el columnista de EL MUNDO Arcadi Espada, que en su libro “Del amor a los niños” defendía a los pederastas del Raval porque daban a los niños más cariño que sus padres pobres, o con los curas belgas, a los que en los informativos de Telemadrid jamás se les ha hecho reproche alguno.

Atentar de forma grosera contra derechos tan elementales como la dignidad de la mujer y la especial protección a la infancia que recoge la Constitución no es literatura. Dragó es a los libros lo que Nacho Vidal al cine. Las palabras que vomitan estos señores no entrarán en la historia de las letras, sino en la de la vejación y la cosificación de la mujer y el niño: en lo que Borges llamó historia universal de la infamia.


Las librerias comienzan a retirar el libro de Dragó

Según informa el periódico Levante, numerosas librerías, tanto de Valencia como de sus poblaciones próximas así como del resto del país, comenzaron ayer a retirar de la venta y a devolver a la editorial Planeta la obra de Fernando Sánchez Dragó Dios los cría…y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción… en señal de protesta. “Parece sorprendente que una editorial que el pasado año premió una novela que defiende a las mujeres publique ahora esto ¿Nadie revisa lo que publica?”, manifestaba a este diario una de las librerías que había decidido retirar el libro.

Viajes Barceló despide a Dragó

Barceló suspende la ruta por Japón guiada por Sánchez Dragó. La cancelación se produce dos días después de que se supiera que el autor cuenta en su último libro que mantuvo relaciones sexuales con dos menores

2.300 personas se han unido ya al grupo de Facebook “prisión para Sánchez Dragó por pederasta“. El doble que el grupo de sus partidarios.


Estupidiario

Fernando Sánchez Dragó: “No hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos, el chochito rosáceo” , refiriéndose a la niñas de 15 años en su libro “Dios los cría…”.

Ely del Valle, presentadora del Círculo a Primera Hora sobre el libro “Dios los cría…” en el que Sánchez Dragó presume de sus hazañas pedófilas en Japón: “Fantástico el libro, me lo he leído en dos días, pero es que además, ¡entra de una manera! ….”

Isabel Linares, Directora General de Telemadrid, lavándose las manos en la petición del Comité de Empresa de rescisión del contrato con Dragó: “No es competencia del Consejo de Administración”

Editorial de “El Mundo”, dirigido por Pedro J. Ramirez, amigo de Sánchez Dragó: “Estamos de nuevo ante una campaña inquisitorial de la izquierda, que recurre a lo políticamente correcto para demoler a las personas que no comulgan con sus estereotipos.”

Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid: “Es sólo literatura. La historia de la literatura está plagada de relatos de actos absolutamente reprobables. García Márquez, Henry Miller, Gil de Biedma… ¿Qué pasa, que hay que quemar los libros en la hoguera? ¿Hay que quemar a los autores?”

(UGT La Parabólica nº 132)


Un último hallazgo en YouTube (undivaga):

 

Artículos relacionados:

- El Comité de Empresa de Telemadrid pide la rescisión inmediata del contrato de Sánchez Dragó

- La Directora General de Telemadrid, Isabel Linares, dice que el despido de Sánchez Dragó no es competencia del Consejo de Administración

- Sánchez Dragó y el dinero público