Cortes, congelados y negros: la excelencia de las subcontratas en Telemadrid

A la pérdida de credibilidad por una década de manipulación, la Telemadrid post ERE añade ahora un plus negativo de sucesivos y colosales “fallos técnicos”. Este lunes sin ir más lejos, la tertulia de Alfonso Rojo en el programa “Más Madrid” (100 % externo de la productora de Ana Rosa Quintana, Cuarzo), se vio interrumpida de golpe justo cuando se estaba hablando de la presunta responsabilidad del ministro Guindos en el escándalo del caso Rato.

En ese momento la imagen se congeló. Nada menos que 15 segundos de imagen congelada antes de volver la señal con una pieza del raca a raca habitual contra Podemos, que también se corta antes de acabar volviendo la realización al plató con un desconcertado Alfonso Rojo:

¿Qué ha pasado? ¿Que nos hemos quedado en negro? No se asusten. Nos hemos ido un instante a negro por razones ajenas a nosotros. Citamos a Podemos y ¡pum! Todo a negro.

Quizás algún mal pensado ha querido ver aquí una mano negra manipuladora. Pero lo cierto y verdadero es que estas cosas son lamentablemente habituales en una Telemadrid que después del ERE ha sustituido a sus 861 profesionales despedidos por una colección de carísimas –y no muy eficaces- subcontratas externas.

“Más Madrid” lo produce enteramente Cuarzo (a un coste para Telemadrid del que la dirección se niega a informar a la representación legal de los trabajadores) y se graba en un plató alquilado en Torre Europa (mientras que los de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen están cerrados desde hace dos años).

Pero toda la parte técnica del programa esta a su vez subcontratada (a medias con Boomerang que se encarga del programa de tarde “Aquí Madrid” también grabado en Torre Europa) con Videoreport, filial del grupo Tres60. Y esa subcontrata de la subcontrata es la que aporta 30 trabajadores como única proveedora para los directos, equipos ENG y realización.

Desgraciadamente esta “excelencia” PPopular de la “gestión público-privada” de la subcontrata de la subcontrata con dinero público se está convirtiendo en el día a día de Telemadrid. Con tanto intermediario llevándose buena parte del dinero, podemos imaginar las condiciones y salarios de los trabajadores subcontratados.

Llega el día siguiente de las elecciones andaluzas, Telemadrid estrena un nuevo videoservidor comprado a Sony (6 millones de euros por cuatro años) y el informativo se va a paseo al poco de comenzar y sin más explicaciones. Solución: hay que recuperar un añejo documental de “Madrid desde el aire” para rellenar.

O por ejemplo el pasado 28 de marzo. Telemadrid corta la película “Leningrado” para emitir la publicidad. Y a la vuelta de los anuncios vuelven a emitir el mismo trozo de película de antes de la publicidad y cortan cuando faltaban 30 minutos de cinta. Los espectadores se quedan sin ver el final sin recibir ninguna explicación de Telemadrid.

Telefónica y más Telefónica

La cuestión técnica de la producción y realización de la señal de Telemadrid es responsabilidad de TBS, filial de Telefónica (en donde es directivo en excendencia el ex director general de Telemadrid y actual presidente de la CRTVE José Antonio Sánchez) desde apenas cuatro días después de los masivos despidos del ERE. Por su último contrato, renovado en julio pasado, Telemadrid paga a TBS 7.397.658 euros (4.743.960 en servicios fijos y 2.653.698 en servicios variables) por un año renovable por otros tres más.

Esta Telemadrid actual es una inmensa chapuza técnica y un gigantesco despilfarro económico sufrido por los madrileños (los pocos que aún ven esta cadena) y por los 861 trabajadores despedidos injusta e ilegalmente. Los responsables siguen en sus despachos… a la espera de lo que ocurra en mayo.

Artículo relacionado: Corte ‘casual’ en Telemadrid cuando se acusaba a De Guindos de filtraciones