Acosados en Telemadrid

¿Cómo llamaríamos a la sistemática violación del tablón de información sindical con panfletos ajenos a la representación legal de los trabajadores? ¿Y a arrancar violentamente ese tablón? ¿Y a que los coches de los delegados sindicales estén llenos de arañazos hechos con llaves? ¿Y a que un directivo de Telemadrid se enfrente a una representante sindical poniendo la cara a menos de 10 cm de la suya? ¿Y a enviar a policías nacionales de paisano a identificar en plena calle a delegados y trabajadores más de una hora después de haber acabado una manifestación pacífica y legalmente autorizada por Delegación del Gobierno? Todo eso y más que está pasando en Telemadrid después del ERE, con ser muy grave es “pecata minuta” comparado con la brutalidad de haber sido despedidos injustamente 861 buenos trabajadores que ahora están en la calle con sus familias y sus hipotecas y sin sus legítimos empleos.

Lamentablemente en la prensa afín al PP, en especial el diario “La Razón” ( donde colabora habitualmente el Director de Informativos Agustín de Grado), son especialistas en invertir la carga de la prueba convirtiendo a las víctimas (los despedidos de Telemadrid) en los verdugos, a cuenta del supuesto “acoso” que “sufren” los supervivientes del ERE.

Un mensaje que ha comprado también la Asociación de la Prensa. Una lástima que la organización colegial de los periodistas madrileños no hubiese hablado antes con los profesionales despedidos. Como Isabel García, una brillante periodista de Telemadrid ahora en el paro después de años negándose a manipular, que lo explicaba alto y claro en su blog “La Pirenáica“:

“¿Quién es más violento? ¿El que pone en la calle a más de 800 trabajadores, muchísimos con una oposición aprobada, en un ERE declarado ilegal por los tribunales? ¿Los que roban empleos y siguen manipulando informativos y gastando el dinero de los madrileños en una televisión parcial y vergonzosa en la forma y en el fondo? ¿Saben esos que se quejan de “intimidaciones”, la “intimidación” que supone ser un matrimonio de ex trabajadores de Telemadrid con tres hijos- por poner un ejemplo-que quizás no vuelva a encontrar trabajo? ¿Saben lo que significa aprobar una oposición para que tu puesto se lo quede el sobrino o el amiguete de tal o cual dirigente, diputado, periodista-amanuense o amiguete del PP o del Gobierno del PP? No se han quedado los mejores: se han quedado los entregados, los enchufados y los dóciles. Y estos son los que piden ahora amparo a la APM. Quizás la APM debería haberse fijado más en los nueve años en los que los ahora despedidos hemos trabajado “bajo intimidación”, apartados y ninguneados por nuestra negativa a manipular”.

Pero tranquilos. Nosotros no vamos lloriqueando por las esquinas al “primo de zumosol”. Nosotros luchamos y seguiremos luchando con todas las armas LEGALES Y LEGÍTIMAS a nuestro alcance para reparar una injusticia como este ERE del Ente Público Radio Televisión Madrid.

La Parabólica nº 241